Publicado el viernes 14 de junio del 2024

Tras dos semanas de negociaciones, la CMNUCC cierra una agenda para la próxima COP29 en Bakú con escasa ambición

Bonn

Entre el 3 y el 13 de junio, más de 6000 personas se reunieron en Bonn, Alemania, para avanzar sobre los temas que se deberán negociar en la COP29 que se celebrará en Bakú este noviembre (ver aquí para tener más información sobre el proceso).

En la SB 60 (preCOP), se han desarrollado múltiples reuniones de negociación, de diálogos, se han realizado grupos de trabajo, eventos paralelos, conferencias de prensa incluyendo a las Partes de la CMNUCC, la Troika de las Presidencias, los High Level Champions, las Naciones Unidas, jóvenes, indígenas, mujeres, científicos, empresas, universidades y otros actores.

El eje vertebrador de esta movilización ha sido la aceleración de la acción climática. Sin embargo, como explicó Simon Stiell, secretario ejecutivo de la CMNUCC, en su discurso final en Bonn, parece que "tomamos un desvío a la izquierda hacia Bakú".

Conforme aumentan las evidencias sobre los impactos del cambio climático y sus afecciones en el medio, sobre todo en el Sur, el ritmo de negociación y los plazos se dilatan retrasando la acción frente al cambio climático. Esto supone un deterioro de la confianza y la cooperación entre países. En el caso de los países del Sur Global, abordando como límite las demandas de justicia climática. En el caso del Norte Global, pidiendo mayor acción y ambición sin asumir ni demostrar su compromiso climático.

En Bonn, ha faltado ambición para demostrar a la sociedad global que estamos respondiendo de manera decidida ante los riesgos del cambio climático. La siguiente cita en Bakú está en manos de la presidencia de la COP29 y su capacidad de liderazgo para generar el ambiente propicio para que las Partes de la CMNUCC avancen en la negociación de medidas concretas que permitan generar avances reales. 

A continuación, realizamos un breve resumen de las principales cuestiones tratados en Bonn: 

La fase política del Global Stocktake

Los negociadores no llegaron a un acuerdo sobre la orientación que debería tener la fase de implementación del balance mundial en las políticas nacionales. El debate se suscitó entre países que no querían que ninguna cuestión fuera vinculante, países que se focalizaban en la financiación y otros sobre un contexto más global. El resultado final fue el de reconocer el rol del proceso del GST para la elaboración de planes nacionales) ambiciosos (NDC).

Adicionalmente, se han comenzado a negociar los procedimientos del próximo Stocktake para facilitar la fase política sin renegociar todo el proceso establecido. 

La financiación climática

#PayUp (#Paga) fue el lema más utilizado por los activistas en Bonn durante estas dos semanas. La financiación climática ha entrado de lleno en las negociaciones con la determinación de una nueva meta colectiva cuantificable de financiamiento climático (NCQG, por sus siglas en inglés) de los países desarrollados hacía los países en desarrollo para la adopción de medidas climáticas.

Aunque no haya cifra consensuada, se habla de trillones de dólares, los países desarrollados han solicitado la ampliación de la base de contribuidores. Por su parte, los países en desarrollo han expresado su temor a que esta cantidad no se cumpla, después del fallo de la primera meta reconocida de apalancamiento de 100.000 millones de dólares anuales. 

La mitigación

La mitigación como elemento clave del proceso parece que va perdiendo espacio en las negociaciones, a pesar de su importancia para alcanzar los objetivos de recorte de las emisiones. Al no avanzar el proceso de Global Stocktake quedaba la esperanza del programa de trabajo de Sharm el-Sheikh sobre mitigación, ambición e implementación de la COP27. Sin embargo, los países no llegaron a un acuerdo sobre el texto, así que en Bakú las negociaciones se retomaran desde el texto final de la COP28.

Acusaciones de países sobre las estrategias políticas dilatorias de otros, denuncias de otros sobre los intereses de los facilitadores del proceso que ya no está impulsado por las Partes sino forzado por facilitadores con intereses ha tenido como resultado final la falta de oportunidad del espacio para negociar la mitigación, que se retrasará hasta Bakú. 

La cooperación internacional

Los artículos 6.2 y 6.4 del Acuerdo de París estipulan que los "países desarrollados" deben apoyar la acción climática en los "países en vía de desarrollo", a través de mecanismos de mercado y de no mercado. Sin embargo, en Bonn, los países no consiguieron establecer un acuerdo sobre mecanismos de mercado propios a una cooperación que no sea justa y sostenible. Una vez más, las cuestiones sobre la financiación estuvieron en el centro de las negociaciones sin crear consenso. 

Los objetivos acordados bajo el Objetivo Global sobre Adaptación (GGA)

En las negociaciones realizadas en la COP28, las Partes acordaron las metas para el Objetivo Global de Adaptación (GGA) y adoptaron el Marco de los EAU para la Resiliencia Climática Global. En Bonn, se alcanzó un texto final sin avanzar en las metas para conseguir los objetivos de adaptación (las cuestiones de mitigación y de financiación paralizaron los avances en los debates).

La transición justa

En Dubái, las Partes de la CMNUCC decidieron crear un programa de trabajo para la transición justa. Seis meses después, la definición del significado de transición justa en cada país ha generado muchas tensiones entre los diversos países, lo que resultó en una falta de avances en el proceso. 

Otros temas

No todo fueron malas noticias. Hubo avances en los diálogos sobre el Océano y el cambio climático, y sobre la resiliencia de las zonas de montañas. También se progresó en la implementación de textos para la plataforma de personas indígenas y comunidades locales, y en temas de género.

Más artículos relacionados con la preCOP de Bonn: