En julio de 2022, el Relator Especial sobre los derechos humanos de los migrantes, Felipe González Morales, presentó a la Asamblea General de Naciones Unidas un informe sobre los derechos humanos de los migrantes.

En el informe, el Relator Especial analiza la compleja relación existente entre el cambio climático, los derechos humanos y la migración, así como los múltiples factores que impulsan la migración transfronteriza en el contexto del cambio climático.

El informe examina la situación de los derechos humanos de los migrantes, especialmente de las mujeres, los niños, los pueblos indígenas, las minorías y otros grupos en situaciones específicas de vulnerabilidad, afectados por los efectos adversos del cambio climático, y analiza los avances logrados en la creación de vías disponibles y flexibles para la migración regular en el contexto del cambio climático como alternativa de adaptación.

El infome lanza una serie de recomendaciones destinadas a promover la migración en condiciones dignas para todos los migrantes, incluidos los afectados por el cambio climático, así como a atender sus necesidades específicas en materia de protección y derechos humanos.

Los efectos del cambio climático y la protección de los derechos humanos de los migrantes:

"El cambio climático constituye un motor cada vez más potente de migración que sigue obligando cada año a millones de personas a abandonar sus hogares. En la última edición del informe Groundswell publicado por el Banco Mundial se concluyeque, de aquí a 2050, el cambio climático podría haber obligado a 216 millones de personas de seis regiones del mundo a desplazarse dentro de sus países.

Cada año, al tiempo que millones de personas se ven desplazadas en el contexto de desastres repentinos, los medios de vida de otros varios millones se ven afectados por la lenta evolución del cambio y la degradación del medio ambiente, lo que obliga a muchas de esas personas a abandonar sus países de origen, mientras otras permanecen atrapadas en zonas de riesgo. Esta alta movilidad humana vinculada a los desastres y los efectos adversos del cambio climático puede plantear importantes problemas que socavan el desarrollo sostenible, la adaptación al cambio climático, la reducción del riesgo de desastres y las iniciativas de gobernanza de la migración. 

Del mismo modo, la desertificación, la elevación del nivel del mar y el aumento de la frecuencia y la gravedad de los fenómenos meteorológicos menoscaban el disfrute de los derechos humanos, en particular de los derechos a la vida, a la alimentación, al agua y el saneamiento, a la salud y a una vivienda adecuada. Además, los migrantes obligados a desplazarse a causa de los efectos adversos del cambio climático tienen menos posibilidades de decidir cuándo y cómo trasladarse o de plantearse alternativas para afrontar las dificultades. De ahí que resulte más probable que migren en condiciones que no respetan la dignidad y la integridad humanas. Sin embargo, con una gobernanza adecuada, la migración segura, regular y ordenada también puede constituir una forma de adaptación al cambio climático y a los factores de perturbación ambiental que ayude a aumentar la resiliencia de las personas y las comunidades afectadas".

El Relator Especial recomienda en el informe que, en relación a las migraciones climáticos los Estados:

  • Garanticen, en el diseño y la aplicación de políticas migratorias relacionadas con el cambio climático, el respeto, la protección y el ejercicio efectivo de los derechos de todos los migrantes, en concreto, mediante una labor de concienciación y velando por el acceso a la educación y la disponibilidad de información ambiental, así como por la participación pública en la toma dedecisiones de todas las personas y comunidades afectadas.
  • Se basen en las enseñanzas extraídas, las directrices y los compromisos adquiridos para hacer frente a las consecuencias del cambio climático en la migración y fomentar la resiliencia de las personas a fin de que permanezcan en su lugar de residencia en condiciones dignas o se trasladen como forma de adaptación.
  • Fomenten una cooperación más eficaz entre los distintos planos de las políticas, aspecto esencial para garantizarla protección a lo largo de toda la ruta migratoria, teniendo en cuenta que losmovimientos migratorios suelen comenzar como desplazamientos internos desde entornos rurales a entornos urbanos.
  • Velen por que el alcance de la acción climática no se limite solamente a los países vulnerables al clima, sino que abarque también a las personas que se desplazan en el contexto del cambio climático y a sus comunidades de acogida.
  • Incrementen la financiación de las iniciativas de adaptación y el apoyo a la acción climática en los países y las zonas de las comunidades de acogida en las que se asientan los migrantes o a las que esperan regresar de forma segura tras su desplazamiento, mejorando la preparación y aumentando la resiliencia frente a los efectos climáticos;
  • Apliquen los instrumentos existentes de derechos humanos y relativos a los refugiados en supuestos de necesidad de protección internacional cuando se produzcan migraciones transfronterizas en el contexto del cambio climático y los desastres.
  • Aumenten la actuación y el apoyo a las medidas para evitar, minimizar y afrontar los desplazamientos, en particular en los países y comunidades más vulnerables al clima, en función de sus necesidades específicas.
  • Subsanen la carencia de datos mediante la recopilación de datos desglosados, defendiendo el derecho a la privacidad y a la protección de datos.
  • Formulen y apliquen políticas migratorias que respondan a las cuestiones de género y protejan y promuevan los derechos humanos de las mujeres migrantes y de las personas migrantes de género no binario en el contexto del cambio climático.
  • Adopten medidas que promuevan el acceso a servicios esenciales y tengan en cuenta en las fases de planificación, respuesta y recuperación de la gestión de emergencias la situación de vulnerabilidad y las necesidades específicas de los migrantes.
  • Garanticen la participación de la sociedad civil, las personas y comunidades afectadas y otras partes interesadas en los foros internacionales, los debates, la formulación de políticas y los procesos de adopción de decisiones sobre la migración en el contexto del cambio climático.

Más información:

Ver informe completo