Existe una guía oficial para la acción climática reconocida por las Naciones Unidas en cada país. Pero ¿cómo se alinea con la acción climática existente y, sobre todo, con las necesidades reales? Es la pregunta que hacemos desde AmbiciónCOP en este contexto de Global Stocktake. 

El Acuerdo de París define que las medidas de mitigación que cada país propone para alcanzar los objetivos del acuerdo a largo plazo y a nivel nacional se deben recoger en las Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés). Su artículo 4 (párrafo 2) exige que cada Estado Parte “prepare, comunique y mantenga las sucesivas contribuciones determinadas a nivel nacional que se proponga alcanzar”. 

Una NDC debe contener sus metas de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) para 2025 y 2030, e incluir una indicativa para 2035. Estas metas deben estar en consonancia con la trayectoria para lograr las emisiones netas de cero en 2050. Las contribuciones deben ser al mismo tiempo ambiciosas para lograr una reducción de emisiones y equitativas en términos de esfuerzos solicitados a todos los sectores implicados en las medidas recogidas. Las NDC son multidisciplinares por lo que coordinan toda la acción climática de un país. Por este motivo, resulta esencial que haya cooperación interinstitucional y coordinación intergubernamental para fortalecer tanto la ambición  de la NDC como su aplicabilidad. 

Cada plan climático refleja la ambición de un país en cuanto a su compromiso con la reducción de las  emisiones, teniendo en cuenta sus circunstancias y sus capacidades nacionales. En conjunto, estas acciones climáticas recogidas en las NDCs  determinan si el mundo está en la senda de cumplimiento de los objetivos a largo plazo del Acuerdo de París. Es decir, permiten identificar la brecha existente entre los compromisos climáticos y e el límite del 1,5 ºC como nivel máximo de aumento de la temperatura del planeta a finales de siglo.

En este proceso, 2023 es un año clave. El First Global Stocktake, cuyo objetivo es hacer un balance de la aplicación del Acuerdo de París, evaluando el progreso colectivo recopilado en los NDCs en su camino hacia el logro de los objetivos a largo plazo, se concluirá este año durante la COP28. El resultado del inventario mundial servirá de base para la preparación de las posteriores contribuciones determinadas a nivel nacional, indicando la necesidad de aumentar la ambición y acción climática y lograr los objetivos a largo plazo.

Teniendo en cuenta el último informe del IPCC (AR6), se espera un resultado que indique que estamos alejados de las necesidades reales de reducción de las emisiones. 

No falta marco para la acción climática. Además del Acuerdo de París existen diversos instrumentos que plantean la misma hoja de ruta: las Medidas de Mitigación Apropiadas, las estrategias de desarrollo con bajas emisiones de GEI a largo plazo, los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Tampoco faltan compromisos para avanzar en la mitigación. En la base de datos de AmbiciónCOP se puede comprobar la multitud de acuerdos y compromisos desarrollados en el marco de las últimas  Cumbres del Clima. 

Sin embargo, y a pesar de estos instrumentos,  los resultados no se ajustan a las necesidades. Las NDC son cruciales para cumplir con una acción climática nacional coherente con la línea orientativa de las Naciones Unidas.

Existen varios programas de ayuda a los países para gestionar la elaboración de   las NDC, desde su diseño, mejora, aplicación y examen: el NDC Partnership, el NDC Invest, el programa de apoyo a las NDC auspiciado por el PNUD o el mecanismo de apoyo a las NDC del Banco Mundial. 

Para apoyar este proceso, desde AmbiciónCOP, vamos a focalizarnos sobre un elemento poco analizado, la coordinación entre las contribuciones determinadas a nivel nacional y los acuerdos y compromisos firmados durante las cumbres. Para ello, estamos analizando la NDC de España para comprobar su conformidad con los otros compromisos climáticos del Estado y su integración a nivel local. Estamos desarrollando una metodología de análisis que une la escala internacional, la nacional y la local. Nuestro objetivo es elaborar una metodología que permita comprobar  cómo la NDC contribuye a la consecución del objetivo de acción climática establecido en el artículo 2 de la CMNUCC de manera ambiciosa y justa, que se acompañe de una cobertura suficiente y de planificación con una implementación real. 

¿Te interesa este trabajo? Contacta con nosotros.