Publicado el miércoles 07 de febrero del 2024

Las reivindicaciones de los agricultores europeos en diversas capitales del continente han puesto el foco en un tema crucial en las negociaciones internacionales: la transición justa y la cooperación entre regiones.

El conflicto es multicausal pero, entre estas, se encuentra el tratado entre la Unión Europea y los países de Mercosur, cuya firma ha quedado en suspenso debido a las presiones de los productores locales:

  • Por un lado, los agricultores europeos exigen que el tratado incluya normativas ambientales y laborales equivalentes a las de la UE para garantizar condiciones equitativas de competencia a los productos procedentes de terceros países.
  • Por otro lado, los países del Mercosur argumentan que es necesario un enfoque gradual para cumplir con estas regulaciones, dada la disparidad económica y de infraestructura entre las dos regiones.

Esta situación plantea un desafío fundamental, la necesidad de conciliar una transición justa con la cooperación internacional en un contexto de diversidad de normativas y realidades económicas entre países.

Un reciente informe del Real Instituto Elcano, "Transición justa: fortalecimiento de la cooperación entre la UE y América Latina y el Caribe (ALC)", explica, precisamente, la manera de avanzar en la cooperación entre América Latina y la UE en materia de transición justa, que se presenta como una vía factible para abordar los desafíos de una cooperación equitativa y sostenible.

Ver informe completo: enlace

El informe reconoce también la necesidad de encontrar un equilibrio entre la protección de los trabajadores y el medio ambiente, y la promoción del comercio y la cooperación internacional. 

informerealinstitutoelcano.png

Fuente: Elcano Policy Paper de Isabel Lara Miranda y Lara Lázaro Touza. Noviembre 2023. Transición justa: fortalecimiento de la cooperación entre la UE y América Latina y el Caribe.

El informe recuerda que el objetivo del Pacto Verde Europeo de llevar a cabo una transición hacia un modelo de desarrollo de emisiones netas cero, que no deje a nadie atrás, resalta la importancia de la cooperación internacional en la implementación de estrategias de transición justa. A través de una nueva agenda para las relaciones entre la UE y América Latina y el Caribe, se podría buscar enfrentar de manera conjunta las repercusiones exteriores del Green Deal y promover un desarrollo sostenible e inclusivo en ambas regiones.

Además, esta transición justa se fundamenta en las obligaciones de cooperación establecidas en el Acuerdo de París, particularmente en su artículo 6, que insta a las partes a cooperar en la implementación de medidas de mitigación y adaptación al cambio climático. Así según el informe, para la Unión Europea, esta cooperación con América Latina y el Caribe no solo representa una oportunidad para fortalecer sus lazos regionales, sino también una forma de cumplir con sus compromisos internacionales y avanzar hacia un futuro más sostenible y resiliente.

La presidencia española del Consejo de la UE no ha conseguido marcar el camino para fortalecer la cooperación entre ambas regiones, desarrollar marcos para la transición justa y expandir el uso de instrumentos de financiación para esta transición. Sin embargo, el informe destaca cómo a nivel internacional se han establecido asociaciones para una transición energética justa con países como Sudáfrica, Indonesia y Vietnam, que podrían serbir de referencia a la creación de tales asociaciones en América Latina y el Caribe.

Para avanzar en los retos pendientes, el informe propone 3 recomendaciones claves:

  1. Expandir las asociaciones para una transición energética justa a países de América Latina y el Caribe, aumentando la financiación para la lucha contra el cambio climático en la región.

  2. Reforzar la asistencia técnica sobre marcos de transición justa en los países de la región.

  3. Integrar medidas de transición justa en los programas de cooperación existentes entre la UE y los países de América Latina y el Caribe.