A tan sólo 24 horas de la clausura de la COP27, los países del G77 han convocado a la prensa para urgir a los países industrializados avances en las negociaciones para establecer un mecanismo de financiamiento para las pérdidas y daños que sufren en sus territorios por los efectos de la crisis climática.

ambicionCOP COP27 loss

Los países en desarrollo reclaman a los responsables históricos de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que se acumulan en la atmósfera y están provocando el cambio climático que asuman su cometido y compensen a los más golpeados y sin recursos. Por poner un ejemplo, Pakistán enfrenta pérdidas y daños por valor de 30.000 millones de dólares por las recientes inundaciones que dejaron una tercera parte del país bajo el agua. Sin embargo, Estados Unidos, la Unión Europea y otros países desarrollados han dejado claro que no aceptarán un fondo que implique responsabilidad legal por el cambio climático.

Por ello, un grupo de ministros de estos países, encabezados por la propia Ministra de Cambio Climático de Pakistán, Sherry Rehman, y de las islas pequeñas, que corren el grave riesgo de quedar engullidas por el mar, les han reclamado “mayor voluntad política y decisión”. “Hemos aportado nuevas propuestas, esperemos que sean oídas y confiamos en un avance”, ha afirmado Rehman, en relación a la proposición que han realizado para abordar nuevos mecanismos financieros.

“Pongamos todas las ideas sobre la mesa y sentémonos”, ha pedido Molwyn Joseph, ministro de Medio Ambiente, Salud y Bienestar de Antigua Barbados, una de las muchas islas del Caribe en grave riesgo ante el aumento del nivel del mar. Molwyn ha querido ser conciliador y, evitando hablar de bloques y de señalar a ningún país: “No estoy enfadado. Hablando con representantes de los países he visto un esfuerzo extraordinario en esta COP, ahora esta voluntad política debe convertirse en acción política y decisión, que es donde estamos ahora”, ha reclamado, para añadir que “en las próximas 24 horas creo que puede lograrse”.

“En nuestras pequeñas islas, los mayores y los niños son seres humanos sin futuro. Tenemos una obligación en este proceso frente a las nuevas generaciones. Como líderes, es nuestro momento para preservar lo que es bueno, porque no está garantizado, es algo que hemos perdido”, ha transmitido Molwyn.

La propuesta inicial que habian elevado los países del G77 es que el Fondo se basara en los principios de equidad y responsabilidad común pero diferenciada. El fondo debía funcionar como entidad operativa del mecanismo financiero de la Cumbre Climática, y cubrir el costo de las pérdidas y los daños no económicos y económicos causados por el clima extremo y los eventos de evolución lenta, incluida la rehabilitación, la recuperación y la reconstrucción.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha afirmado que "hay claramente una ruptura de confianza entre Norte y Sur", y ha pedido a los países que miren más allá, al "infierno climático" que depara la crisis que aforntamos, aplicando "justicia climática hacia aquellos que menos han contribuido a la crisis climática y más la están sufriendo". En este sentido, les ha reclamado un acuerdo creíble en pérdidas y daños y apoyo en financiemiento a los países en desarrollo.