El cambio climático y la biodiversidad están estrechamente relacionados. El cambio climático y la acción humana han dañado al medio natural, que a su vez está perdiendo su papel protagonista y su poder de reparación. La COP reconoce este rol esencial dedicando un día a tratar cómo actuar para preservar y recuperar el entorno natural y, con ello, también proteger el futuro de la humanidad.

ambicionCOP COP27 naturaleza

Aun si se logra reducir las emisiones, la atmósfera seguirá acumulando los gases de efecto invernadero que siguen empujando el termómetro hacia arriba. Los ecosistemas son los más eficientes en la captura y almacenamiento del carbono. Durante el día se han podido conocer iniciativas para mitigar el cambio climático mediante acciones basadas en la naturaleza y en la reparación de la biodiversidad.

En la apertura de la jornada, la directora ejecutiva del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Inger Andersen, ha alertado de que estamos en el camino de perder a un millón de especies en nuestro planeta. Afectan a la biodiversidad el aumento de las temperaturas, la agricultura, la construcción y las infraestructuras, la polución y las especies invasoras. Para Andersen es básica la contribución de los bosques y los océanos en la restauración del carbono, y en la protección frente a los eventos extremos. Por ello ha hecho un llamamiento a la urgencia de actuar, de aumentar la preservación de la biodiversidad y escalar las acciones basadas en la naturaleza. En esta COP, “esperamos un gran acuerdo para entregar en la COP15”, la Conferencia de la Biodiversidad de Montreal que tendrá lugar en diciembre, si bien ha advertido respecto a los nuevos compromisos que “no tendremos nada hasta que no se pongan en práctica”. Para Andersen, es especialmente importante destinar financiamiento para hacer frente a un momento “crítico”. “No podemos esperar, hemos perdido décadas y vidas. No lo dejemos para más adelante, luego nos lamentaremos preguntándonos dónde se ha ido nuestra biodiversidad”.

Se calcula que en torno al 30% de todo el CO2 que los humanos emiten a la atmósfera es absorbido por las capas superficiales del mar. Pero con el aumento de las temperaturas, “nadie sabe cómo lo continuará haciendo, ni tampoco los bosques. Son cuestiones que desconocemos y son peligrosas”, ha alertado el enviado especial de Estados Unidos para el Clima, John Kerry. “La mejor parte es que para ello no debemos desarrollar tecnología, lo hace la propia naturaleza”, que “debemos respetar más” por su incalculable valor. Por ello, ha asegurado que trabaja en el partenariado de países creado en la COP26 comprometidos en acabar con la deforestación en 2030. EEUU ha anunciado en la COP27 su hoja de ruta con soluciones basadas en la naturaleza para abordar el cambio climático, con herramientas para proteger las costas, preservarse de las inundaciones y los eventos extremos. Se trata de su primera estrategia que impulsa bajo esta perspectiva. El plan cuenta con una inversión de 25.000 millones de dólares en infraestructuras y acciones para apoyar soluciones basadas en la naturaleza; la creación de un grupo de trabajo técnico para analizar el costo-beneficio de este tipo de acciones; y una nueva guía para que la naturaleza maximice el valor y la resiliencia de las bases militares. “Lo que estamos tratando aquí es crítico, la madre naturaleza nos envía un grito. Si no nos llega su mensaje, nos avergonzaremos en el futuro”, ha sentenciado, para emplazar a todos los actores a seguir trabajando en la COP15 en diciembre en Montréal, en la que ha asegurado que anunciará nuevas acciones.

“El reconocimiento de que el cambio climático y la biodiversidad son aspectos conectados nos lleva a la urgencia de mantener nuestro ecosistema” mejorando las acciones de mitigación contra aumento de las temperaturas y las de adaptación, ha afirmado Elizabeth Mrema, secretaria ejecutiva del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CBD) y líder en biodiversidad de Tanzania. Mrema ha subrayado el importante papel que desarrollan las comunidades y la sociedad civil en su defensa. “El crecimiento global depende también de la biodiversidad. Es tiempo de invertir en la biodiversidad, en el futuro. Esperamos verlo con políticas y financiamiento para la implementación de los compromisos”, ha reclamado.

El secretario ejecutivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Simon Stiell, considera que la forma de afrontar la complicada situación actual se encuentra en primer término reduciendo las emisiones cumpliendo el Acuerdo de París, y mediante la implementación de planes de adaptación nacionales. Ha urgido a poner fin a los combustibles fósiles y a su financiación tan pronto como sea posible, estableciendo un calendario para parar el flujo de inversiones a estas fuentes, que “conducen a una economía insostenible”. De la misma forma, considera esencial asegurar políticas útiles, evitando duplicidades, y basadas en soluciones naturales y la adaptación frente a un ecosistema degradado; y finalmente ha reclamado a los países el compromiso explícito a adoptar cuanto antes los acuerdos de emisiones de GEI a largo plazo.

Alianza para actuar poniendo el foco en la naturaleza

Esta es la primera vez que una COP pone el foco en las soluciones basadas en la naturaleza. En este contexto, la presidencia ha lanzado la primera alianza entre países y organismos para investigar y poner en práctica este tipo de acciones, porque “no se puede hablar de clima sin hablar de biodiversidad”. Se trata de la iniciativa ENACT, que integran a Egipto, la Unión Europea, Estados Unidos, Alemania, Japón, Paquistán, Eslovenia, Malawi y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

El partenariado tiene tres objetivos: centrarse en las poblaciones y personas, redireccionarse hacia un entorno natural sano y una agricultura viable, y contribuir a la mitigación. "Las soluciones basadas en la naturaleza serán prioritarias”, ha reafirmado la ministra de Medio Ambiente de Egipto. El país asumirá el papel impulsor de la iniciativa junto con Alemania, que ha afirmado que hay que impulsar un desarrollo más fuerte y viable basado en la naturaleza, que además de reducir el carbono y asegurar la salud de la población puede crear oportunidades laborables.

Sin embargo, “las soluciones de mitigación y descarbonización deben ser conceptualizadas con cuidado”, ya que existen soluciones que, mal aplicadas, pueden ser contraproducentes. Las que se apliquen deben respetar a las poblaciones locales, evitar un impacto social, y asegurar el acceso a la alimentación y al agua. Para la reforestación deben utilizarse especies autóctonas, sin introducir especies invasoras, algo que no siempre se ha realizado.

“Necesitamos ayuda técnica y financiera, e incorporar la visión sobre las soluciones basadas en la naturaleza sumando a la agricultura, la energía y las infraestructuras”, ha explicado el representante de Malawi.

La biodiversidad es la manera más eficaz y rentable de reducir el carbono, lograr emisiones netas cero es imposible sin la naturaleza. “ENACT es una solución porque no hay acción climática sin una acción basada en la naturaleza”, ha afirmado el Campeón de Alto Nivel Nigel Topping. La inicitiva ya ha previsto la elaboración de un informe anual sobre sus progresos. Este reporte servirá alimentará a su vez el Global Stocktacke, contabiliza el mecasnismo del carbono, lo que permitirá identificar oportunidades en la acción de mitigación basadas en la naturaleza y en su financiación.