¿Cuánta inversión es necesaria para la lucha contra la emergencia climática y cómo obtenerla? ¿Cuál debe ser el papel del sector privado, los países y las organizaciones de cooperación? En el Día de la Financiación, se ha discutido sobre estos aspectos básicos para la lucha contra la emergencia climática.

 

Finalizada la cumbre de los líderes, las delegaciones de los países se han sumido a las negociaciones. La incorporación de siete nuevos aspectos en la agenda oficial, entre las que se incluyen pérdidas y daños, ha complicado el inicio del proceso, como ha indicado hoy el presidente de la COP27, Sameh Shoukry, si bien ha asegurado que ya se ha adecuado para su correcto desarrollo. La presidencia ha dedicado este primer día a la Financiación.

En esta línea, se ha intentado responder a la pregunta de cuánta inversión es necesaria para la lucha contra la emergencia climática y cómo obtenerla. NIcholas Stern, que ha dirigido el estudio del grupo de alto nivel de expertos para la financiación del cambio climático realizado por encargo de los High Level Champions, ha explicado que los resultados señalan que es necesario destinar más de un trillón de dólares al año de aquí a 2030 para poder cumplir con el Acuerdo de París, una cantidad muy pequeña en relación a los flujos globales de financiación. Para no sobrepasar el aumento de los 1,5 grados de temperatura respecto a los niveles preindustriales, “la parte más importante de la inversión debe dirigirse a la transición energética”.

ambicionCOP COP27 financiacion

El estudio profundiza en cómo debe estructurarse esta financiación. “Cada año los países deben afrontar una inversión que en la mayor parte de los casos se realiza de forma interna. Sin embargo, muchos otros deberán financiarse de forma externa”, ha dicho en relación a los países en desarrollo. Es por ello que el apoyo a estos países “es crucial”.

Pese a la magnitud de las cifras, “un trillón no es lo importante, lo importante es hacer lo necesario para alcanzar el Acuerdo de París”, ha indicado Stern, quien ha señalado hacia la actual falta de concesión de financiamiento.  

Las fórmulas se diferencian según las distintas áreas con necesidad de financiación: mientras que el sector privado puede implicarse en la transición energética, para la adaptación y pérdidas existen otras soluciones, tal y como indica el estudio. “No queremos más deuda climática, lo que es necesario es crear nuevos instrumentos de financiación”, Vera Songwe, miembro del grupo de expertos independientes que ha elaborado el estudio. Entre estos nuevos instrumentos, se encuentra “el Nuevo Banco de Desarrollo (NDB) debe por lo menos triplicar su inversión” para cubrir las necesidades en adaptación y pérdidas y daños. No obstante, también en esta área debe aumentar el papel del sector privado. “Hay que idear nuevas fórmulas de inversión en mitigación, adaptación y pérdidas y daños”, indica Songwe. “La inversión no es el fin, es el medio para poder poner en práctica las acciones necesarias”.

Actualmente, en África,  “buena parte de la financiación viene de las organizaciones no gubernamentales, en un continente que debería ser ampliamente compensado” por los efectos de un cambio climático que sufre y no ha creado, ha destacado el Presidente del Banco de Desarrollo de África, Akinwumi A. Adesina, indica que África debería ser compensada con un billón de dólares al año por las emisiones.“No puedes pedir a los países que presten más dinero a los países en desarrollo, lo que estresará aún más su situación”. Adesina ha destacado que ya hay algunas entidades operando desde el punto de vista de los países en desarrollo. “Hay que ver cómo cambiar y como el sector privado lo puede hacer mejor proveyendo dinero”, ha añadido.

En representación del sector privado, Stephanie Pfeifer, CEO IGCC, ha asegurado que “los inversores están interesados, hay apetito por moverse en esta dirección”, y existen diversos proyectos que son un buen ejemplo. “Existe el riesgo de que los países no retornen la financiación, pero tenemos el deber. Podemos hacer progresos, pero necesitamos políticas fuertes y delimitadas, e instrumentos transparentes. Necesitamos proyectos bien catalizados para canalizar las inversiones, y usar el capital en la buena dirección”. Para avanzar, considera básico contar con el conocimiento de los partners locales. “Tenemos que lograr todos juntos que el sistema completo funcione”, ha asegurado.